Sunday, September 26, 2010

01. Café

Cuando Jinnai se despertó, notó un fuerte aroma a café. Abrió los ojos y se incorporó rápidamente, algo iba mal. Odiaba el café, así que ese olor en el ambiente no era nada normal. Al levantarse, notó un pinchazo en el estómago. Lo tenía vendado.

-¿Ya te has despertado?

Jinnai se giró, sobresaltado. Había un hombre de unos 30 años apoyado en el marco de la puerta, mirándole. Tenía un parche en el ojo y sostenía una taza, seguramente era de ahí de donde venía el olor a café. Recapacitó: el lugar donde se encontraba, no era precisamente su casa...

-¿Qué pasa, te duele la herida? -Dijo de nuevo el hombre, acercándose hacia él.

-Quién... ¡¿Quien eres tu?! ¡¿Donde estoy?!

El hombre sonrió de lado y le dio un sorbo a la taza.

-Estas en mi casa. Me llamo Jasper, Jasper M. Niccals. Encantado, señor lobo. ¿Quieres una taza de café?

Jinnai parpadeó. «¿Señor lobo? ¿Que ha querido decir con eso?».

-No, gracias, no me gusta el café...

-Vaya, es una pena... había preparado para 2 personas. ¿Quieres que te prepare un desayuno típico japonés? Porque eres japonés, ¿no?

-Un momento... ¿es que no estamos en Japón?

-Jaja, ¿tan bien lo hablo? No, no estamos en Japón. Estamos en Estados Unidos... Nueva York, exactamente.

-Un momento... ¡¿Nueva York?! ¡¿Como coño he llegado a Nueva York?! y... ¡¿qué demonios hago en tu casa?! -De nuevo, notó un pinchazo en el estómago- ¡Ah...! ¿Qué me ha pasado en el estómago? ¿Qué me has hecho?

Jasper lo observó unos segundos en silencio y soltó una risilla. Jinnai puso una mueca de enfado y lo miró frunciendo el ceño.

-Veamos... -Se sentó a su lado y le dio otro trago al café- Hace un par de días, cuando volvía de trabajar, me pareció ver algo raro en un callejón... me acerqué, y allí estabas tu, lleno de sangre, con una gran herida en el estómago. Tenías parte de los intestinos fuera, así que los metí como pude y te cargué hasta mi casa... Llamé a un medico a domicilio para que te curara y has estado durmiendo hasta hoy.

Jinnai se acarició el estómago, sorprendido. «La herida parece muy profunda... ¿Qué narices me ha pasado?».

-Y... ¿como es que me recogiste de la calle? Podría haber sido un psicópata o algo así...

-Verás... Hay algo que me interesó de ti. -Dijo cogiéndole la mano derecha, para después besarla... cosa que sobresaltó al japonés- Si no fuera por esto... te hubiera dejado allí tirado, señor lobo.

Jinnai se quedó perplejo al darse cuenta de que su propia mano derecha se había transformado en una especie de garra... estaba recubierta de pelo, con unas largas uñas... como si fuera una especie de mezcla entre un hombre y un lobo. Jasper lo observó con una media sonrisa en sus labios, mientras le daba un último sorbo a su taza de café.

2 comments:

  1. Señor lobo ftw, no voy a decir más porque el resto ya lo sabes xDDD Me encantan <3

    ReplyDelete
  2. Merci noia <3 Lo de señor lobo me salió de forma muy espontanea en verdad XDDDD quería que tuviera un ápodo del palo, para que Jasper pudiera identificarlo de alguna forma y tal... y hasta que no me puse a escribir, no se me ocurrió XD

    ReplyDelete