Sunday, September 26, 2010

09. Chichón

(Continuación de 07. Foto)

Aquel beso no duró mucho. En cuanto notó como la lengua del americano se movía libremente dentro de su cavidad bucal, lo apartó inmediatamente con un fuerte cabezazo.

-Que... ¡¿Que coño estas haciendo?! -Dijo el japonés, llevándose la mano a la boca- Joder... me da igual si eres gay, ¡a mi no me van los tíos!

-Jeh... Hay que ver como sois los japoneses... siempre tan reservados -Dijo acariciándose el chichón que se le estaba formando en la frente.

-Cállate, yankee de mier... -Jinnai notó como se le agotaban las fuerzas... tanto que acabó cayendo de rodillas contra el suelo. Jasper se acercó hacia él, lo cogió en brazos y lo llevó de nuevo a la cama, ignorando los múltiples insultos que soltaba el japonés.

-No se cuantos días llevarás sin comer, pero contando desde el día que te encontré, ya van 3. Es normal que te quedes sin fuerzas, y más con esa herida en el estómago. Voy a prepararte algo... Ah, y yo de ti no volvería a escaparme... en ese estado, acabarás desmayandote por ahí, así que tú mismo... -Dijo el americano, dirigiéndose hacia la cocina.

Jinnai suspiró y miró de nuevo su extraña mano derecha. «¿En qué narices me he convertido? ¿Si no ha sido él, quién me ha hecho esto? ¿Y como he llegado hasta aquí? Lo último que recuerdo es estar volviendo a casa después de aquella reunión con los gilipollas del clan Yamazaki... ¿Habrá sido cosa de ellos?». Antes de que pudiera buscarle sentido a sus preguntas, Jasper volvió al cuarto, sosteniendo una bandeja con un gran bol de sopa de arroz.

-Como no estás muy bien del estomago, he pensado que esto sería lo mejor, aunque el caldo es instantáneo...

Jinnai empezó a comerse la sopa con algo de ansia, la verdad es que tenía hambre, mucha hambre. Al terminar, no sabía como reaccionar...

-...Gracias -Dijo con un puchero, Jasper sonrió. Después de un breve silencio, el japonés volvió a hablar- Oye, tú... realmente, ¿qué quieres de mi?

-Hmm... no lo sé, ¿convertirte en mi animal de compañía, quizá? -Rió, mientras Jinnai fruncía el ceño- No, lo cierto es que me interesas... y te aseguro que interesarme por alguien es algo que me cuesta bastante.

-¿Pero por qué te interesa tanto esta mano?

-No lo se... quizá me interesa porque gracias a ella ya no eres una persona normal.

-Eres un tipo raro. Hablando así, parece que vayas en contra de tu propia especie...

-Si te digo la verdad, la detesto...

-¿Eres misántropo o algo de eso?

-Je... Algo así. -Jasper se sacó una caja de cigarrillos y un zippo del bolsillo. Se puso un cigarro en la boca y se lo encendió con una larga calada.- En fin, señor lobo, ¿quieres un cigarrillo?

-Deja de llamarme señor lobo... y sí, una dosis de nicotina me vendría muy bien.

-Ju... te llamo señor lobo porque aun no me has dicho tu nombre. -Dijo mientras le tendía un cigarro.

-Jinnai. Kakihara Jinnai. -El japonés agarró el cigarrillo con la boca y se inclinó hacia delante, esperando que el americano se lo enciendiera.

-Encantado, Jinnai. -Dijo prendiéndole fuego al cigarrillo- Seguro que nos llevamos bien.

2 comments:

  1. qué molones son estos dosssss!!!! me ha encantado el relato! >u<

    ReplyDelete
  2. Gracias ^^ Espero poder tenerlos pronto en casa y hacer foto historias de todos estos relatos ♥

    ReplyDelete