Sunday, October 3, 2010

15. Manos

(Este relato se sitúa 7 años atrás en la historia de Jasper y Valentina)

Aquel día estaba nevando. Hacía ya 3 días que mi abuela había muerto... y no había manera de saciar mi soledad. Pero de repente, alguien picó a la puerta... fui a abrir, y me encontré un hombre de unos 25 años que parecía extranjero. Al verme, sonrió.

-Hola... ¿Vive aquí Nina Lindberg? Me gustaría comprarle un par de cosas...

No pude hablar, se me hizo un nudo en la garganta al recordar lo ocurrido... Bajé la mirada y me di cuenta de que aquel hombre tenía las manos manchadas de sangre, de un bonito color carmesí que goteaba sobre el blanco puro de la nieve, la cual se había ido amontonando al lado de la puerta.

-¿Ocurre algo? Ah, esto... no he encontrado nada para limpiarme, lo siento... pero no te preocupes, no voy a entrar, solo quiero un par de gramos de heroína y...

-Mi abuela ya no está. Se ha terminado el tráfico de drogas, lo siento, adiós... -Me dispuse a cerrar la puerta, pero aquel hombre no dejó que lo hiciera...

-Siento mucho lo de tu abuela, pero me preocupas… completamente sola, en una casa llena de drogas… No durarás mucho tiempo. Cuando todos esos yonquis desesperados se enteren de eso, vendrán a atracarte...

-Ja, ¿y quien me dice que tú no eres uno de ellos? Con esas manos recubiertas de sangre, no suenas muy convincente, la verdad...

-Jeh, lo se... Pero tú eliges, tienes dos opciones: confiar en mí y dejar que te ayude a deshacerte de toda esa mierda, a la vez que ganas montones de dinero... o esperar a que todos esos animales en celo vengan a buscarla...

Nunca debí dejarle entrar. Nunca debí fiarme de él. Pero en aquellos momentos, no tenía otra opción… me lo puso difícil... y sin darme cuenta, me metí de lleno en la boca del lobo…


2 comments: